acariciar a tu perro

Cómo acariciar a un perro.

Tu manera de acariciar a tu perro puede convertirte en su persona preferida, o en esa persona que evita constantemente. Aunque es probable que hayas estado acariciando perros toda tu vida, es posible que no lo esté haciendo de la mejor manera. Conocer el lenguaje corporal del perro y seguir las indicaciones que te damos, te ayudará a interactuar de una forma más adecuada con los perros. 

Antes de acariciar a un perro, aprende a saludarlo adecuadamente.

Lo primero de todo y más importante es ser precavido. Si intentas acariciar a un perro que no es el tuyo o con el que ya estás familiarizado, pregunta a su dueño primero, el conoce mejor que nadie a su perro, y te podrá decir si es buena o mala idea acariciarlo. No intentes acariciar a un perro que no conoces. Y sobre todo, no toques a un perro que muestra signos evidentes de estar incómodo. Si tienes dudas, puedes consultar con un adiestrador.

La primera regla es no acariciar a un perro por sorpresa o sin que el haya iniciado el contacto o el saludo. Esto es especialmente importante advertirlo a los niños, quienes a menudo se acercarán a un perro que está acostado, acorralado en una habitación o tratando activamente de escapar. Además, hay que tener cuidado con los perros cuando están en un estado ansioso o estresado o cuando muestra signos de ser un perro reactivo.

En lugar de extender la mano y tocar al perro, invítalo a hacer el primer contacto. Si el perro es reservado,  puedes probar a girar el cuerpo hacia un lado para  que se sienta menos amenazado. Si estás tratando con un perro seguro de sí mismo y equilibrado, puede invitarlo a que se acerque a ti inclinándote un poco, dándole palmaditas en las piernas y retrocediendo mientras lo animas con tu voz.

Evita estar sobre el perro al saludarlo; esto puede percibirse como una amenaza. En su lugar, gira el cuerpo ligeramente hacia un lado y establece un contacto visual mínimo  durante el primer saludo (el contacto visual también puede interpretarse como una amenaza). En su lugar, permita que el perro se acerque a ti primero y déjale que te huela o que huela tu mano. Con un perro tímido, finge ignorarlo y mira hacia otro lado durante los primeros momentos hasta que descubra que puedes acercarle sin peligro. Notarás que está receptivo si mueve la cola.  Recuerda que siempre tienes que tener en cuenta lo que te diga su dueño.

 

Cómo saber si un perro está listo para que lo acaricies

Un perro amistoso se acercará con las orejas ligeramente hacia atrás y la cola extendida a media altura detrás de él,  y la moverá con un amplio movimiento de barrido. Cuando el perro olfatea tu cuerpo, está recopilando información sobre ti, no necesariamente invitándote a acariciarlo. Si retrocede o actúa receloso o nervioso, no lo acaricies. Si exhibe una postura corporal suelta y ondulante con ojos y boca relajados mientras se acerca a ti, o si inicia un breve contacto visual, lo más probable es que  te esté indicando su amabilidad y deseo de interacción.

Una vez que se haya realizado el acercamiento, acaricie al perro lentamente en áreas donde se sienta cómodo y en las que tolere el contacto. Un perro que disfruta de las caricias generalmente se inclinará hacia ti o buscará activamente contacto contigo cuando dejes de acariciarlo. Si el perro intenta alejarse o muestra signos de malestar, como lamerse los labios o mostrar el blanco de los ojos, dale un poco de espacio.

 

Cuáles son las zonas más adecuadas para acariciar a tu perro

La mayoría de los perros se sienten cómodos al ser acariciados en el pecho, los hombros y la base del cuello. Al acariciar estas áreas, extienda la mano desde el costado, en lugar de mover la mano sobre la parte superior de la cabeza del perro. Los perros también tienen gustos particulares y la mayoría tiene sus preferencias, lugares específicos donde les gusta que los acaricien. Las áreas comunes son la base de la cola, debajo del mentón o en la parte posterior del cuello.

 

«Las caricias lentas, similares a un masaje suave o un rascado suave, pueden calmar a un perro»

 

A la mayoría de los perros no les gusta que los toquen en la parte superior de la cabeza y en el hocico, las orejas, las patas y la cola. Las caricias lentas, similares a un masaje suave o un rascado suave, pueden calmar a un perro.

Coloca tu mano en un área donde al perro le guste que lo manipulen y mueve suavemente la mano o los dedos en la misma dirección en su pelaje. Las caricias deben ser calmantes y terapéuticas tanto para el perro como para la persona, y ambos obtienen los beneficios terapéuticos del contacto mutuo.

 

acariciar perro

 

Caricias que molestan

Ciertos tipos de caricias son incómodos para la mayoría de los perros. Las palmaditas, una forma común en que muchos niños pequeños acarician a los perros, generalmente no les gusta. Darle una palmada en el costado a un perro  puede ser inquietante o aterrador para algunos perros. Las caricias fuertes, rápidas o con mucha presión también son más propensas a excitar o desequilibrar a un perro.

Cuando un perro se acuesta boca arriba, puede ser interpretado como una invitación clara  a que le rasques su barriga. Pero es todo lo contrario:  los perros sumisos o temerosos pueden darse la vuelta como un gesto de apaciguamiento para aplacar a un perro amenazador o dominante. Como regla general, es mejor evitar acariciar a un perro que está acostado boca arriba durante el momento de saludo.

Los abrazos también pueden ser interpretados como una amenaza para un perro, porque dificultan su capacidad para alejarse. A los niños, incluso a aquellos que pasan tiempo con una mascota que tolera los abrazos, se les debe enseñar a no abrazar nunca a un perro. Este tipo de interacción hace que la mayoría de los perros se estresen, y puede acabar mal.

Besar a un perro tampoco es una buena idea. Recuérdele a los niños que mantengan la cara alejada de la cara del perro, nuevamente para evitar una mordedura. A los niños se les debe enseñar a tratar incluso a los perros más tranquilos, de una manera suave y adecuada. Y, por supuesto, los niños y los perros solo deben interactuar con la supervisión de un adulto.

Nunca intente acariciar a un perro que esté encadenado o detrás de una barrera, como una cerca (incluso una cerca invisible), o dentro de un automóvil. Cuando un perro queda atrapado en un área específica, es más probable que muerda como método de autoprotección. Y siempre asegúrate de preguntar a su dueño antes de acariciar a un perro con una correa.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡No enviamos Spam! Todos nuestras comunicaciones son acerca de nuevos productos, servicios, cursos, charlas eventos y noticias.

Últimas publicaciones

Descubre el primer manual de Christian Oliva-Vélez, el viajero con perro que desde Dogfriendlytraveler.com ha ayudado a miles de personas y a sus peludos a ser felices.