acariciar a tu perro

Cómo acariciar a un perro. ¿Por qué mi perro no deja que lo acaricien?

Tu manera de acariciar a tu perro puede convertirte en su persona preferida, o en esa persona que evita constantemente. Aunque es probable que hayas estado acariciando perros toda tu vida, es posible que no lo esté haciendo de la mejor manera. Conocer el lenguaje corporal del perro y seguir las indicaciones que te damos, te ayudará a interactuar de una forma más adecuada con los perros. 

¿Sabes cómo acariciar a un perro? Antes de acariciar a un perro, aprende a saludarlo adecuadamente

Lo primero de todo y más importante es ser precavido. Si intentas acariciar a un perro que no es el tuyo o con el que ya estás familiarizado, pregunta a su dueño primero, el conoce mejor que nadie a su perro, y te podrá decir si es buena o mala idea acariciarlo. No intentes acariciar a un perro que no conoces. Y sobre todo, no toques a un perro que muestra signos evidentes de estar incómodo. Si tienes dudas, puedes consultar con un adiestrador.

La primera regla es no acariciar a un perro por sorpresa o sin que el haya iniciado el contacto o el saludo. Esto es especialmente importante advertirlo a los niños, quienes a menudo se acercarán a un perro que está acostado, acorralado en una habitación o tratando activamente de escapar. Además, hay que tener cuidado con los perros cuando están en un estado ansioso o estresado o cuando muestra signos de ser un perro reactivo.

En lugar de extender la mano y tocar al perro, invítalo a hacer el primer contacto. Si el perro es reservado,  puedes probar a girar el cuerpo hacia un lado para  que se sienta menos amenazado. Si estás tratando con un perro seguro de sí mismo y equilibrado, puede invitarlo a que se acerque a ti inclinándote un poco, dándole palmaditas en las piernas y retrocediendo mientras lo animas con tu voz.

Evita estar sobre el perro al saludarlo; esto puede percibirse como una amenaza. En su lugar, gira el cuerpo ligeramente hacia un lado y establece un contacto visual mínimo  durante el primer saludo (el contacto visual también puede interpretarse como una amenaza). En su lugar, permita que el perro se acerque a ti primero y déjale que te huela o que huela tu mano. Con un perro tímido, finge ignorarlo y mira hacia otro lado durante los primeros momentos hasta que descubra que puedes acercarle sin peligro. Notarás que está receptivo si mueve la cola.  Recuerda que siempre tienes que tener en cuenta lo que te diga su dueño.

 

¿Cómo puedo saber si un perro está listo para que lo acaricies?

Un perro amistoso se acercará con las orejas ligeramente hacia atrás y la cola extendida a media altura detrás de él,  y la moverá con un amplio movimiento de barrido. Cuando el perro olfatea tu cuerpo, está recopilando información sobre ti, no necesariamente invitándote a acariciarlo. Si retrocede o actúa receloso o nervioso, no lo acaricies. Si exhibe una postura corporal suelta y ondulante con ojos y boca relajados mientras se acerca a ti, o si inicia un breve contacto visual, lo más probable es que  te esté indicando su amabilidad y deseo de interacción.

Una vez que se haya realizado el acercamiento, acaricie al perro lentamente en áreas donde se sienta cómodo y en las que tolere el contacto. Un perro que disfruta de las caricias generalmente se inclinará hacia ti o buscará activamente contacto contigo cuando dejes de acariciarlo. Si el perro intenta alejarse o muestra signos de malestar, como lamerse los labios o mostrar el blanco de los ojos, dale un poco de espacio.

 

¿Cuáles son las zonas más adecuadas para acariciar a tu perro?

La mayoría de los perros se sienten cómodos al ser acariciados en el pecho, los hombros y la base del cuello. Al acariciar estas áreas, extienda la mano desde el costado, en lugar de mover la mano sobre la parte superior de la cabeza del perro. Los perros también tienen gustos particulares y la mayoría tiene sus preferencias, lugares específicos donde les gusta que los acaricien. Las áreas comunes son la base de la cola, debajo del mentón o en la parte posterior del cuello.

 

«Las caricias lentas, similares a un masaje suave o un rascado suave, pueden calmar a un perro»

 

A la mayoría de los perros no les gusta que los toquen en la parte superior de la cabeza y en el hocico, las orejas, las patas y la cola. Las caricias lentas, similares a un masaje suave o un rascado suave, pueden calmar a un perro.

Coloca tu mano en un área donde al perro le guste que lo manipulen y mueve suavemente la mano o los dedos en la misma dirección en su pelaje. Las caricias deben ser calmantes y terapéuticas tanto para el perro como para la persona, y ambos obtienen los beneficios terapéuticos del contacto mutuo.

 

acariciar perro

 

¿Por qué mi perro no deja que lo acaricien? 10 razones por las que tu perro no se deja acariciar.

Las razones más frecuentes por la que un perro no deja que lo acaricien son:

  1. Que no está acostumbrado
  2. Es un perro independiente
  3. Tiene una personalidad tímida
  4. Tiene algún dolor o una lesión
  5. Ha perdido la confianza en ti
  6. Tiene algún tipo de demencia canina
  7. Prefiere jugar
  8. Es época de celo
  9. Tiene depresión o algún trauma pasado
  10. Lo estás acariciando de la manera incorrecta

 

1- Los perros que no están acostumbrados al contacto físico no se dejan acariciar.

Un motivo por el que tu perro se aleja de ti cuando lo acaricias, puede ser  porque aún no está acostumbrado al contacto físico. Esto suele pasar cuando los perros no reciben caricias cuando todavía son un cachorro. O por que no recibió masajes en la barriga,  abrazos o muestras físicas de afecto de sus cuidadores anteriores.

Pero esto no significa que no le guste que lo toquen. Solo necesita un poco de tiempo y acostumbrarse. Hasta que empiece a disfrutarlo. Entonces buscará cada vez mas el contacto físico y ese tipo de interacciones contigo. Como hacen la mayoría de los perros.

 

2- Tu perro no quiere que lo acaricies por que es muy independiente

Es posible que a tu perro no le gusten mucho las caricias. Pero eso no significa que no sea un perro cariñoso.

Hay perros con un carácter muy particular  e independiente que no dejan que les acaricien. No es el tipo de perro que necesita recibir abrazos y caricias todo el tiempo. Además, habrás observado que ,tampoco depende de ningún contacto físico, y aún así, es un perros feliz sano y equilibrado. Este tipo de perros también demuestran ser muy independientes a la hora de  dormir y comer.

Es posible que a tu perro no le gusten mucho las caricias. Pero eso no significa que no sea un perro cariñoso. Cuando llegas a casa, o cada vez que te ve se pone muy contento y le gusta jugar contigo. Simplemente es su forma de ser.

 

3- Tu perro no se deja acariciar porque es tímido

A veces, la razón por la que a tu perro no le gustan las caricias es que todavía es tímido. Es posible que necesite más tiempo para adaptarse y aclimatarse a su nuevo hogar. Y es que esta conducta es muy frecuente cuando hace poco que tu perro ha llegado a casa. Es sólo cuestión de tiempo y paciencia que adquiera confianza en ti y en su nuevo entorno.

A medida que tu perro te asocia con experiencias positivas, y adquiera confianza, permitirá y buscará cada vez más tu contacto y las caricias.

 

4- Si tu perro tiene alguna lesión o dolor no dejara que lo acaricies.

Si tu perro siempre ha disfrutado del contacto físico y las caricias, y de repente las evita o se estremece cuando lo acaricias, es posible que tenga algún tipo de lesión o dolor.

Suele suceder cuando pasas tu mano por zonas concretas. Pero a veces, simplemente evita las caricias. Otras veces sucede cuando ha sufrido alguna cirugía reciente. A veces, después después de pasar por quirófano, los perros evitan las caricias durante un tiempo. Luego, con la mejoría volverán a ser los mimosos de siempre.

 

5- Si tu perro pierde la confianza en ti, no permitirá que lo acaricies

Sin darte cuenta, o sin intención de hacerlo, es posible que le hayas causado algún daño o dolor. Esto puede ser interpretado como una agresión, por el perro. Por lo que perderá la confianza en ti.

Lo más común es que le hayas pisado, o que le hayas acariciado sobre alguna zona en la que tiene algún dolor. Esto genera una impresión equivocada y le confunde.

No hay nada como jugar, darle de comer  y un trato especialmente amable, para que con un poco de paciencia, vuelva a recuperar la confianza perdida.

 

6- Si tu perro tiene algún tipo de demencia, es posible que no se deje acariciar.

Sobre todo si tu perro es mayor, es posible que tras esas negativas a ser acariciado, esté algún tipo de demencia.

Este tipo de conducta también aparece junto a otros indicadores, como la dificultad para reconocerte. Es psible que te ladre cuando lo miras . Y que retroceda cuando intentas acariciarlo.

Esto podrían ser síntomas de demencia canina. O también conocido como disfunción cognitiva canina (CCD). Según un estudio , los perros de edad avanzada son propensos a tener un deterioro en su salud física y mental. Así como cambios en su comportamiento y la relación con sus dueños.

Algunos indicadores de que tu perro pueda estar sufriendo una CCD son:

  •  La pérdida de memoria
  • Desorientación
  • Intentar comer objetos que no son comestibles
  • Mostrar interés inusual en objetos nuevos
  • Comportamientos repetitivos como andar en círculos
  • Cambios en sus rutinas de ir a dormir o levantarse

 

7- Los cachorros prefieren jugar a que los acaricio

Los cachorros pueden ser muy tercos a veces. Solo quieres acariciarlos, mientras que ellos solo quieren mordiesquearte las manos y jugar con ellas. No tee preocupe, es natural que los cachorros se comporten de esta manera. Todos los días, la gente sigue cogíendolos en brazo y abrazándolos porque son muy «monos». Pero ellos solo quiere jugar y explorarlo todo.

Con el tiempo aprenderán a disfrutar de las caricias. Ahora, simplemente tienen otras preferencias. Pero no dejes de acariciarlo. Cuando tengan sueño, usa lasa caricias para calmarlo y acostumbrarlo a ellas.

 

8- Durante la época de celo, algunos perros evitan el contacto físico y las caricias.

El celo hace que el perro cambie su comportamiento. Cambian sus preferencias. Si hay una perra en celo cerca de ellos. Te evitaran e intentarán escaparse. En otras palabras «no están para caricias».  Además, observarás que pueden llegar a perder hasta las ganas de comer.

Hasta que no pase el periodo de celo, tu perro evitará el contacto físico contigo. Pero no te preocupes, es temporal. Luego volverá a ser el de siempre.

 

9- Depresión o ansiedad

Un perro depresivo será menos activo y más reservado. Evita el contacto físico, las caricias y los tiempos de juego.

La depresión puede deberse a varios factores. Por ejemplo, un cambio repentino en su entorno como una reubicación reciente. Una restricción de su espacio, o la llegada de un  nuevo bebé también podría causarles depresión al  percibir que le estás prestando menos atención.

Por último, tu perro también podría deprimirse cuando estés de luto debido a una pérdida reciente. Especialmente si es uno de los miembros de tu familia con el que convivía.

Si sospechas que tu perro puede estar deprimido, acude a tu veterinario.

 

10- Tu perro no quiere que lo acaricies porque no lo estás acariciando bien. Caricias que molestan.

Ciertos tipos de caricias son incómodos para la mayoría de los perros. Las palmaditas, una forma común en que muchos niños pequeños acarician a los perros, generalmente no les gusta. Darle una palmada en el costado a un perro  puede ser inquietante o aterrador para algunos perros. Las caricias fuertes, rápidas o con mucha presión también son más propensas a excitar o desequilibrar a un perro.

Cuando un perro se acuesta boca arriba, puede ser interpretado como una invitación clara  a que le rasques su barriga. Pero es todo lo contrario:  los perros sumisos o temerosos pueden darse la vuelta como un gesto de apaciguamiento para aplacar a un perro amenazador o dominante. Como regla general, es mejor evitar acariciar a un perro que está acostado boca arriba durante el momento de saludo.

Los abrazos también pueden ser interpretados como una amenaza para un perro, porque dificultan su capacidad para alejarse. A los niños, incluso a aquellos que pasan tiempo con una mascota que tolera los abrazos, se les debe enseñar a no abrazar nunca a un perro. Este tipo de interacción hace que la mayoría de los perros se estresen, y puede acabar mal.

Besar a un perro tampoco es una buena idea. Recuérdele a los niños que mantengan la cara alejada de la cara del perro, nuevamente para evitar una mordedura. A los niños se les debe enseñar a tratar incluso a los perros más tranquilos, de una manera suave y adecuada. Y, por supuesto, los niños y los perros solo deben interactuar con la supervisión de un adulto.

Nunca intente acariciar a un perro que esté encadenado o detrás de una barrera, como una cerca (incluso una cerca invisible), o dentro de un automóvil. Cuando un perro queda atrapado en un área específica, es más probable que muerda como método de autoprotección. Y siempre asegúrate de preguntar a su dueño antes de acariciar a un perro con una correa.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡No enviamos Spam! Todos nuestras comunicaciones son acerca de nuevos productos, servicios, cursos, charlas eventos y noticias.

Descubre el primer manual de Christian Oliva-Vélez, el viajero con perro que desde Dogfriendlytraveler.com ha ayudado a miles de personas y a sus peludos a ser felices.