cómo aprenden los perros

¿Cómo aprenden los perros? La teoría del aprendizaje

cómo aprenden los perros

Comprender cómo aprenden los perros: La teoría del aprendizaje

A esta alturas, ya sabrás la importancia  y los beneficios que tiene la educación del perro para mejorar su bienestar y para una convivencia sana y positiva con tu mascota. Comprender la forma en que los perros aprenden, es algo básico si queremos educar y adiestrar a nuestros perros. Como dueños de perros,  entender estos procesos nos ayudará a:

  • Conseguir un adiestramiento útil y efectivo.
  • Identificar conductas desadaptativas o refuerzos inadecuados.
  • Reconocer más fácilmente problemas relacionados con la conducta del perro.

 

La teoría del aprendizaje

El término «teoría del aprendizaje» suena más intimidante de lo que realmente es. En pocas palabras, los perros aprenden a través de la asociación. Entonces, como dueños de mascotas, nuestro objetivo es enseñar a nuestros compañeros caninos a asociar palabras o señales con los comportamientos deseados.

Las asociaciones pueden ser de dos tipos: el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante.

 

El condicionamiento clásico

El condicionamiento clásico ocurre cuando un perro asocia involuntariamente dos estímulos entre sí. Esto es mucho más fácil entenderlo con un ejemplo: los perros salivan cuando huelen la comida. Entonces, si tocamos repetidamente una campana justo antes de que un perro huela la comida, pronto asociará el sonido de una campana con la comida y comenzará a salivar, involuntariamente.

 

condicionamiento simple - cómo aprenden los perros

 

El término clásico se refiere al hecho de que, en este entorno, el aprendizaje es involuntario. La palabra condicionamiento se refiere al proceso de enseñanza a través de la asociación.

 

El condicionamiento operante

El condicionamiento operante es todo lo contrario del condicionamiento simple. Se produce cuando un perro aprende a asociar un comportamiento voluntario con una consecuencia. Ahora bien, la palabra consecuencia no siempre tiene una connotación negativa. Generalmente es lo contrario, las consecuencias suelen ser cosas deseables en el condicionamiento operante. En el ejemplo anterior, aprendimos que se puede condicionar a los perros para que asocien y anticipen la comida. Esta asociación se realiza con el sonido de una campana que les hace salivar.

Durante el condicionamiento operante, a un perro se le enseña un comportamiento, como sentarse, después de recibir una señal, pero antes de que se le dé de comer. En este ejemplo: el perro aprende que escuchar o ver la señal para «sentarse» (antecedente / estímulo) + el acto de sentarse (comportamiento voluntario) = comida (consecuencia).

 

 A + B = C o Antecedente + Comportamiento = Consecuencia.

 

Aquí usamos una consecuencia gratificante para alentar al perro a seguir sentado. Este método es una de las cuatro formas en que se usa el condicionamiento operante para enseñar a un perro cómo asociar un comportamiento con un antecedente y una consecuencia.

 

Cómo aprenden los perros: Refuerzos y castigos

Los cuatro métodos del condicionamiento operante son. el refuerzo positivo y negativo y el castigo positivo y negativo. En estos ejemplos, piensa en positivo y negativo como suma y resta, en lugar de bueno o malo.

 

  • El refuerzo positivo es cuando agregamos algo agradable para reforzar o hacer que un comportamiento continúe.
  • El refuerzo negativo es cuando quitamos algo desagradable para hacer que un comportamiento continúe.
  • El castigo positivo es cuando agregamos algo desagradable para castigar o hacer que un comportamiento se detenga.
  • El castigo negativo es cuando quitamos algo agradable para hacer que se detenga un comportamiento.

 

Cuando hablamos de refuerzos lo que intentamos es que la conducta deseada se produzca o aumente la frecuencia de la misma, mientras que los castigos  lo que deseamos es reducir la conducta.

En el ejemplo atenrior, la comida ha sido la motivación del perro para salivar y sentarse. Los motivadores, o lo que los entrenadores a menudo denominan «impulsos». Los impulsos se utilizan junto con reforzadores (cosas que hacen que los comportamientos continúen) y castigadores (cosas que hacen que los comportamientos se detengan) para enseñar a los perros cómo asociar comportamientos con antecedentes y consecuencias.

El refuerzo positivo es el método de formación preferido por la mayoría de los formadores profesionales. Se ha demostrado científicamente que aumenta la tasa de aprendizaje. Además, alienta a los perros a trabajar más duro para obtener recompensas. También, elimina la necesidad del uso de la fuerza o herramientas de entrenamiento aversivas y fomenta un vínculo humano-canino basado en la confianza y el respeto mutuos, en lugar de uno. en el deseo de un perro de evitar el miedo, el dolor o el castigo.

 

El adiestrado tu mejor aliado

En muchas ocasiones, y si no tienes experiencia, educar a un perro suele ser algo más complejo que aplicar refuerzos o castigos. Cuenta siempre con tu adiestrador de confianza para educar a tu perro. El echo de que conozcas cómo aprenden los perros te ayudará a seguir sus instrucciones y a aplicar las pautas que tu adiestrador te de para trabajar en casa.

 

 

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡No enviamos Spam! Todos nuestras comunicaciones son acerca de nuevos productos, servicios, cursos, charlas eventos y noticias.