estrés en los perros

El estrés en los perros – ¿Cómo puedo saber si mi perro está estresado?

Un perro estresado utiliza el lenguaje corporal y una serie de señales de advertencia para comunicar a los humanos que están sufriendo estrés. Los gruñidos, los ladridos y el nivel de actividad son señales de que algo puede estar estresando a tu perro.
Como propietarios de un perro, es muy recomendable  aprender a identificar los factores desencadenantes  del estrés en los perros y esas señales de advertencia que pueden ayudarte a prevenir el estrés en un futuro.

Aprender las formas especiales de comunicación de nuestros perros puede reducir su ansiedad y evitar que sucedan situaciones potencialmente peligrosas. Hay varias señales de advertencia que debe buscar para ayudar a saber si su perro está estresado.

 

Los gruñidos: un posible síntoma de estrés en los perros

Gruñir es una forma obvia de saber si su perro se siente incómodo. Podría significar que alguien está en su espacio, que se siente amenazado o que algo le duele. Por lo general, no está destinado a ser agresivo, pero a menudo es una advertencia de que su perro se siente incómodo.

Mucha gente intenta disuadir a su perro de que gruña. Pero si el  perro percibe que se mete en problemas por gruñir, es más probable que se salte esa advertencia en un futuro, y vaya directamente a morder. No reprendas a tu cachorro por gruñir. En su lugar, respeta su espacio o busca una manera diferente de obtener lo que quieres de ellos. Por ejemplo, si un perro gruñe por la comida, dale espacio para que coma en paz. Si están gruñendo sobre un hueso y necesitas guardar el hueso, cámbielos por una golosina más pequeña para que pueda quitar el hueso de manera segura.

 

Los gemidos y ladridos

Muchos perros no pueden controlar sus lloriqueos cuando se sienten estresados, ya que se suele tratar de una respuesta automática. Sin embargo, es una pista para los humanos de que algo en el entorno de tu mascota le está causando ansiedad. Lo mismo pasa con los ladridos,  puede estar tratando de decirte que está estresado ​​por algo. Sin embargo, puede depender del contexto, ya que los perros pueden quejarse y ladrar por muchas otras razones. En este caso, si no encuentras una razón clara, te aconsejamos que consultes a un experto en la conducta canina.

 

El lenguaje corporal puede ser otro indicador de estrés en los perros

Hay libros completos escritos sobre el lenguaje corporal de los perros y las “señales calmantes”, un término desarrollado por el entrenador de perros noruego Turid Rugaas. Rugaas se dio cuenta de que los perros tienen más de 30 formas de evitar situaciones estresantes e intentar calmarse. Cuando los cachorros exhiben estos comportamientos, están tratando de difuminar la situación o decirte a ti o a otro perro que no son una amenaza.

Debemos buscar los indicadores de estrés en su lenguaje corporal:

  • Ojos: cuando los perros revelan el blanco de los ojos.
  • Orejas dobladas
  • Cola doblada
  • Pelo erizado
  • Lamido de labios
  • Bostezos y jadeos

No confíse únicamente en el lenguaje corporal. Algunos perros se ponen nerviosos cuando están sobreestimulados o emocionados,  y no indica  necesariamente que están estresados ​​o ansiosos.

 

Inmobilidad o rigidez

Cuando su perro se congela o se pone rígido, a menudo está estresado por algo que ve. En un contexto de adiestramiento, esto a veces puede verse como una “sumisión”, pero las prácticas modernas de adiestramiento canino nos dicen que el perro en realidad se está estresando. Esto puede derivar en una situación complicada, tanto para ti como para tu perro. Puede ser una señal de advertencia de que el perro está tan estresado que no puede manejar la situación, y el siguiente paso podría ser una conducta agresiva.

 

Exceso de actividad

Cuando los perros se pasean de un lado a otro continuamente, es una señal de que no pueden calmarse porque algo los está estresando. Si esto sucede durante las comidas o durante períodos cortos, es posible que no sea un problema  que debamos considerar. Sin embargo, estar atento a cuando tu perro se comporta de esta manera puede darte pistas acerca de qué está provocando su ansiedad. Observa la situación, el entorno e intenta identificar los posibles detonantes de la conducta. Ten en cuenta que en ocasiones  esta sobreestimulación puede ser simplemente un síntoma de que necesita un descanso. Si tienes  la sensación de que algo no va bien, consulta con un profesional.

En los perros mayores, el ritmo puede ser un signo de problemas relacionados con la edad . Si comienzas a notar esto en tu mascota mayor de edad, habla con tu veterinario de inmediato.

 

¿Cómo calmar a un perro estresado?

Como dueños de mascotas, debemos reflexionar acerca de nuestro comportamiento. Es posible  que mi actitud o mi forma de interactuar con mi perro podría estar contribuyendo a generarle estrés.. Alguna de estas conductas en los dueños de perros, y que pueden estresarles incluyen el no dar órdenes claras, mirarlos directamente o castigarlos innecesariamente.

 

La mejor manera de calmar a tu perro es identificar qué lo está estresando y luego eliminar el desencadenante.

 

Alternativamente, trabaje con un entrenador profesional o su veterinario para reducir su respuesta al desencadenante.

 

A veces es tan fácil como establecer un área donde su perro pueda comer sin que nadie lo moleste. O enseñar a los niños cómo respetar a su perro de manera adecuada. Si sabes que tu perro se estresa por eventos específicos, como un paseo en automóvil o fuegos artificiales , existen algunas formas específicas de aliviar esa ansiedad.

 Comienza a prestar atención al lenguaje corporal de su perro y podrá leer sus señales de estrés y reducir su ansiedad en poco tiempo.

 

mi perro se rasca mucho - salud del perro

Ernest Casas, veterinario con gran experiencia, responde en esta libro a las preguntas sanitarias a las que se enfrenta cualquier dueño de perro: el cuidado de la piel, de las orejas, ojos, boca y dientes, la alimentación sana y equilibrada del perro, la elección del cachorro adecuado, la educación y el ejercicio, las normas internacionales de cría de perros, el periodo de embarazo y el parto, el perro mayor, normas de prevención, vacunaciones…