perros de asistencia

Los perros de asistencia. Una relación terapéutica entre perro y humano

¿Qué es un perro de asistencia?

Los perros de asistencia, o perros de servicio, son animales de trabajo que están especialmente entrenados para apoyar a las personas que conviven con algún tipo de diversidad funcional. Les ayudan con las actividades básicas de la vida diaria. Además, promueven su independencia.

Hasta aquí, tienes la definición más técnica. En realidad, también cumplen funciones de apoyo emocional. Así, contribuyen positivamente a la salud mental de las personas. Además, son una compañía inestimable que aleja la soledad no buscada, y que ofrece muestras de afecto continua a sus dueños.

 

¿A qué personas puede ayudar un perro de asistencia?

Cada día aparecen más estudios que confirman los beneficios de las terapias o la convivencia con perros de personas con diversidad funcional. Así, lo más frecuente es que se utilicen para apoyar a personas con movilidad reducida. También se usan con personas  con una enfermedad incapacitante como la esclerosis múltiple. En personas con autismo, en casos de estrés postraumático, y ante problemas de salud mental como la demencia.

 

¿Qué tipos de perros de  asistencia hay?

Existen tres  tipos principales de perros de asistencia.

    • Los perros de asistencia o perros de servicio están entrenados para ayudar a las personas con diversidad funcional a realizar tareas personales y de otro tipo.
    • Un perro guía o  perro lazarillo  es aquel que está entrenado para ayudar a las personas ciegas o con discapacidad visual a moverse de forma segura e independiente.
    • Los perros de señalización de sonidos están entrenados para ayudar a las personas sordas o con problemas de audición alertándolas sobre los sonidos.

Cabe destacar que además existen perros especialmente adiestrados para trabajar con personas  con trastornos del espectro autista. Les sirven de guía y de control ante posibles situaciones de riesgo. Por otro lado, algunos perros son entrenados e implicados en proyectos de terapia asistida con animales de compañía. Estas terapias  suelen visitar  hospitales, centros residenciales para personas mayores y centros para personas con diversidad funcional. La intención es estimular las capacidades de interacción, comunicación y expresión de emociones de las personas.

Los labradores y los perros perdigueros son las principales razas utilizadas como perros de asistencia.

 

¿Qué entrenamiento reciben los perros de asistencia o de servicio?

Los cachorros seleccionados son entrenados durante aproximadamente 2 años, antes de convertirse en perros de asistencia.  A la hora de seleccionarlos, se tienen en cuenta cualidades como su temperamento e inteligencia.

Los aspirantes a perros de asistencia, pasan desde su primer año hasta los 18 meses, o más entrenado para su cometido.  Todo este tiempo lo pasan conviviendo con un educador de cachorros antes de certificarse como perro de asistencia.

 

¿Qué labores pueden realizar los perros de asistencia?

A algunos perros de asistencia se les enseñan más de 50 tareas. El adiestramiento de cada perro es único y depende de la personalidad  y capacidades del perro. Otro factor importante en su entrenamiento son el tipo de tareas que va a desarrollar.  Para ello se establecen las funciones que se adaptan a las necesidades de su futuro dueño, al que se conoce como su guía.

Las tareas más comunes para las que son entrenados los perros de asistencia incluyen:

 

  • tirar de una silla de ruedas
  • ayudar a las personas a mantener el equilibrio si tienen dificultades para caminar
  • encender interruptores de luz
  • mover los brazos o las piernas de personas con problemas de movilidad
  • abrir y cerrar puertas, cajones y neveras
  • ayudar a hacer las camas
  • recuperar o recoger elementos como teléfonos móviles o llaves
  • presionar los botones del paso de peatones
  • recoger ropa y ayudar a lavar la ropa
  • pagar a los cajeros
  • ladrar para alertar a sus dueños del peligro

 

Los beneficios para los propietarios incluyen: una menor necesidad de cuidadores, una mayor libertad y confianza en sí mismos. También disfrutan del constante apoyo emocional, compañerismo y amor del animal.

 

perros de apoyo emocional

 

¿Qué es un perro de apoyo emocional?

Los perros de apoyo emocional se definen por su capacidad para consolar a las personas a través del afecto y la compañía. Aunque no reciben ninguna formación formal, son de gran ayuda para quienes  con algún tipo de  problema de salud mental  o emocional.

Los perros de apoyo emocional no están obligados a realizar ninguna tarea específica necesaria para ayudar a una persona con algún tipo de diversidad funcional.

Debido a que no se requiere que los animales de apoyo emocional se sometan a un entrenamiento especializado, no se les permite el acceso a todas las áreas públicas. Pero lo más probable es que  hayas visto perros de apoyo emocional volando con alguien. Esto es porque posiblemente son personas con problemas de salud mental, discapacidad o  problemas emocionales. Esto está permitido, siempre que sea bajo prescripción médica, Además debe justificarse con una carta que debe portar y aportar la persona.

Los perros de apoyo emocional tienen como función principal  brindar consuelo emocional a sus dueños. Los animales de apoyo emocional pueden beneficiar enormemente a una persona que tiene algún tipo de discapacidad. El regalo del compañerismo y el afecto incondicional puede ser una terapia adecuada.  Por ejemplo, se ha demostrado que la terapia emocional con perros tiene un efecto positivo en las personas con depresión.

 

¿Qué es un perro de terapia?

Los perros de terapia reciben un entrenamiento extenso, y tienen un tipo de trabajo completamente diferente al de los perros de servicio. Sus responsabilidades son proporcionar terapia psicológica o fisiológica a personas distintas de sus adiestradores y dueños.  Son peros destinados a interactuar personas que pasan por dificultades, con la intención de ayudarles a mejorar.

Estos perros tienen temperamentos estables y personalidades amigables y tranquilas. Por lo general, visitan varias instituciones como hospitales, escuelas, hospicios, oficinas de psicoterapia, hogares de personas mayores y más.

A diferencia de los perros de servicio, se anima a los perros de terapia a socializar e interactuar con una variedad de personas mientras están de servicio.

guarda y defensa

Este libro pretende llenar un hueco existente en la literatura canina muy importante porque, a pesar de que existe numerosa bibliografía sobre el adiestramiento de perros en muchas variantes y disciplinas, no existe ningún manual completo, moderno y monográfico sobre el adiestramiento de perros de defensa.