por que mi perro me lame

¿Por qué mi perro me lame?

La respuesta a por qué mi perro me lame,  es  realidad no es un gran misterio. La conclusión es que, la mayoría de las veces, los perros lamen a su dueño como señal de afecto. Por eso nos lamen la cara, las manos o la boca. Además, suele ir unido a señales de alegría como ladridos, aullidos de bienvenida a al movimiento de su cola.

 

El lamido como medio de comunicación

No  sólo se trata de un beso. Lamer  también es una herramienta multifacética que parece jugar muchos roles en el comportamiento canino y, en consecuencia, tiende a muchas interpretaciones diferentes. Aunque todavía hay mucho debate sobre esto, te listamos algunas de las teorías más aceptadas.

  • Lamer es un instinto natural en los caninos. Cuando una madre lame a sus cachorros y sus cachorros se lamen entre sí durante el transcurso del aseo y otras interacciones sociales, estamos observando el comportamiento de lamido por excelencia en los perros. De hecho, este comportamiento se considera  como base para todas las demás decisiones de lamido que toma un perro . (“Mamá me lamió ahora yo te lamo …”)
  • También puede ser una herramienta para apaciguar y evitar conflictos. Esta conducta se ha observado en lobos, antecesores salvajes de los perros. Esto hace pensar que han heredado la conducta. A veces, emplean esta conducta en nosotros, por lo pueden hacerlo si observan que estamos enfadados.
  • Lamer puede jugar un papel en la solicitud de recursos, como cuando los cachorros lamen a sus madres como un precursor de la alimentación o cuando los miembros de la manada de menor rango lamen a sus superiores con la esperanza de recibir una invitación para comer presas comunales.
  • Es solo otra herramienta sensorial, dicen algunos investigadores. Lamer (y saborear) es como extender la mano y tocar algo, una especie de exploración babosa.
  • El comportamiento canino de búsqueda de atención a menudo incorpora la lengua. Los perros a menudo te lamen para llamar tu atención o como un simple saludo. Es como si dijeran“Hey, estoy aquí, préstame atención.”
  • Lamer puede ser una forma de jugar.
  • En muchos casos, lamer es un comportamiento aprendido. Los perros aprenden que cuando lamen a sus dueños reciben más atención, por lo que llegan a incorporar el lamido en cada vez más de sus comportamientos diarios.

 

¿Pueden los perros saborear? ¿Cómo es el sentido del gusto de los perros?

La respuesta corta es sí. El sentido del gusto de un perro es mucho menos exigente que el de los humanos. De hecho, mientras que los humanos tienen aproximadamente 9,000 papilas gustativas, los perros solo tienen alrededor de 1,700. Esto significa que su sentido del gusto es aproximadamente la sexta parte que el de los humanos. Dicho esto, no significa que los perros no saboreen nada en absoluto, y en realidad tienen algunas características únicas que los humanos no comparten.

Los estudios han demostrado que los perros tienen las mismas cuatro clasificaciones gustativas que los humanos; lo que significa que pueden identificar los sabores dulce, ácido, salado y amargo. Sin embargo, los perros también tienen papilas gustativas especiales diseñadas específicamente para el agua. Los gatos y otros carnívoros tienen estas papilas gustativas, pero no se encuentran en los humanos. Se encuentran en la punta de la lengua, donde se rizan cuando el animal lame el agua y, aunque reacciona al agua en todo momento, es más sensible después de comer alimentos salados y azucarados. La teoría detrás de esto es que, cuando están en la naturaleza, los animales pueden necesitar más agua después de comer ciertos alimentos que pueden deshidratarlos.

 

Los perros NO tienen predilección por los gustos salados

A diferencia de los humanos y de otros animales, los perros no tienen afinidad por la sal. Esto se debe probablemente a que la dieta de sus antepasados ​​consistía en aproximadamente un 80 por ciento de carne en estado salvaje, y la carne es un alimento muy salado. Hacer que la sal sea menos apetecible es la forma en que la naturaleza prohíbe la ingesta excesiva de sal, de la misma manera que muchos alimentos amargos y ácidos son propios de alimentos rancios, en descomposición o tóxicos. Dado que los perros son omnívoros, también han desarrollado un gusto por los sabores dulces, probablemente desarrollado a partir de las frutas y verduras que sus antepasados ​​omnívoros comían en la naturaleza.

 

Tu perro te lame porque tienes buen sabor

A veces los perros nos lamen por que les gusta nuestro sabor. La lengua, y en sí el gusto, es una forma que tienen los perros, al igual que nosotros, para relacionarnos con el mundo que nos rodea. Algunos perros pueden encontrar agradable el sabor de nuestra piel. A veces es el sabor de esa crema hidratante  o el olor de algún gel que les atrae y en consecuencia intentan probar lamiéndonos.  Con frecuencia tocamos algún alimento y queda su olor en nuestras manos. Este aroma irresistible hace que nuestro perro  sienta el impulso de probar la fuente de ese olor, por eso nos lame las manos.

 

Cuando tu perro lame en exceso

Definir como excesivo la conducta de lamer en los perros, es más un asunto que tiene que ver más con el ser humano que con el perro. Después de todo, los perros lamerán. Está en su naturaleza.

Por supuesto, hay momentos en los que lamer puede llegar a ser una conducta anormal. Los perros que sufren ciertos tipos de comportamientos obsesivo-compulsivos pueden manifestarlos como lamidos excesivos. Sin embargo, por lo general, los perros afectados por estos trastornos del comportamiento recurrirán a los objetos, o más a menudo a ellos mismos, para mostrar su enorme inclinación por lamer. Si observas esta conducta en tu perro, deberías consultar con tu veterinario.

 

 

mi perro se rasca mucho - salud del perro

Ernest Casas, veterinario con gran experiencia, responde en esta libro a las preguntas sanitarias a las que se enfrenta cualquier dueño de perro. Estas són el cuidado de la piel, de las orejas, ojos, boca y dientes, la alimentación sana y equilibrada del perro, la elección del cachorro adecuado, la educación y el ejercicio, las normas internacionales de cría de perros, el periodo de embarazo y el parto, el perro mayor, normas de prevención, vacunaciones…