conductas compulsivas en perros

¿Por que mi perro se obsesiona y no deja de hacer lo mismo? Conductas compulsivas en perros

conductas compulsivas en perros

¿Por qué mi perro no deja de repetir una conducta?

Si llevas mucho tiempo conviviendo con tu perro, habrás observado que los perros  hacer «osas propias de los perros», como asearse rascarse o lamerse. Esto es parte de su rutina, y por lo general son conductas de autocuidado que el perro realiza  a diario y forman parte de su normalidad.

Pero, en ocasiones,  vemos que esa conducta que inicialmente era «normal», ahora el perro la repite con mucha frecuencia, y sin que exista algo que lo justifique. Por ejemplo, normalmente los perros cuando se rascan lo hacen durante unos segundos. Si observamos que nuestro perro se rasca con mucha frecuencia y permanece mucho tiempo rascándose, es posible que se trate de una conducta compulsiva. Por supuesto, siempre y cuando descartemos previamente que no hay un problema de salud detrás (pulgas, ácaros, infecciones en la piel…).

Es muy importante que, si sospechas que tu perro tiene algún problema de conducta obsesiva, consultes con tu veterinario.

 

La conducta obsesiva en perros: Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) en perros

El trastorno compulsivo en los perros  se caracteriza por una secuencia de actividades o movimientos repetitivos y que suelen ser los mismos, que no tienen un propósito o una función evidentes.

Aunque el comportamiento generalmente deriva de comportamientos normales de autocuidado (como lamerse, comer o caminar), el comportamiento repetitivo interfiere con el funcionamiento conductual normal. Se le conoce como “TOC” o “Trastorno obsesivo-compulsivo”.

 

«Las conductas compulsivas en perros, o el trastorno compulsivo en los perros altera e interfiere en sus conductas normales y diarias»

 

¿Cuáles son los trastornos compulsivos más frecuentes en los perros?

Los comportamientos obsesivo-compulsivos más comúnmente observados son:

  • dar vueltas,
  • perseguirse la cola
  • automutilarse
  • alucinar (cazar moscas imaginarias…)
  • correr a lo largo de vallas o cercas
  • morder el aire,
  • pica (apetito por cosas que no son alimenticias como tierra, rocas o heces)
  • autoagresión
  • congelarse con la mirada fija en un punto
  • perseguir sombras o reflejos

 

Estos son algunos de los más comunes, aunque pueden existir otros no descritos o menos comunes. Pero en cualquier caso, se tratan de conductas obsesivas y repetitivas sin justificación o propósito aparente y que afecta a su día a día.

Da igual la  raza, género o edad de perro a la hora de establecer si tienen más probabilidades de desarrollar conductas compulsivas. Si es cierto, que algunas razas son más propensas a desarrollar un tipo de conducta compulsiva que otras. Es decir, en algunas razas es más frecuente que, por ejemplo, su obsesión sea dar vueltas, en lugar de automutilarse.

 

¿A qué edad comienzan los perros a desarrollar trastornos de conducta compulsivas?

Al igual que con otros trastornos de ansiedad, el TOC en los perros comienza temprano, alrededor de los 12 a 24 meses de edad, a medida que el perro madura en términos de desarrollo. Si observas signos tempranos de comportamiento obsesivo en tu perro, acude a un profesional, ya que la intervención temprana es fundamental.

¿Cuáles son los síntomas de las conductas compulsivas en perros?

  • Signos de automutilación: falta de cabello, piel en carne viva, el foco suele estar en la cola y las extremidades
  • El comportamiento del perro se intensifica con el tiempo y no puede ser interrumpido incluso con restricción física, aumenta en frecuencia o duración e interfiere con su vida normal.
  • Persecución frecuente de la cola, especialmente si falta la punta de la cola (sin embargo, no todos los perros que persiguen su cola se automutilan)
  • Puede observarse en perros jóvenes, pero el inicio es más común durante la madurez social. Con la edad disminuye el  tiempo de juego, por lo que los TOC en perros  aumentan.
  • Aparecen lesiones autoinducidas y falta de condición física, que pueden estar asociadas con una mayor actividad motora y comportamientos repetitivos.
  • El comportamiento empeora con el tiempo.

 

Posibles causas de las conductas compulsivas en perros

  • Una enfermedad o sentir dolor, pueden aumentar la ansiedad del perro y contribuir a que aparezca el problema
  • La soledad, falta de socialización  y estar confinado pueden estar asociados a este tipo de comportamientos
  • Las causas degenerativas (por ejemplo, el envejecimiento y los cambios relacionados con el sistema nervioso)
  • Existen causas infecciosas (principalmente afecciones virales del sistema nervioso central) 
  • Otras casusas pueden ser tóxicas (por ejemplo, el envenenamiento por plomo) 
  • La falta de estímulos físicos y sensoriales. Básicamente el aburrimiento.
  • La ansiedad
  • Haber sufrido episodios de maltrato
  • Haber pasado por situaciones traumáticas

 

¿Qué puedo hacer si sospecho que mi perro puede tener un trastorno compulsivo?

1- Acudir al veterinario si sospechas de alguna conducta obsesiva en tu perro

Si tras la visita al veterinario se pueden descartar todas las posibles causas relacionadas con problemas de salud, existen varias formas de abordar el problema. Ten en cuenta que:

  • Si el perro muestra síntomas de una automutilación grave o una lesión autoinfligida, es posible que deba ser hospitalizado.
  • En ocasiones, los veterinarios recetan medicamentos contra la ansiedad, junto con un programa de modificación del comportamiento.
  • Toda la información que puedas dar a tuveterinarios es muy importante: graba en video a tu perro durante el comportamiento compulsivo, y anota los posibles antecedentes para comentarlos el día de la consulta.
  • Cualquier enfermedad de la piel con picazón debe ser diagnosticada  y atendida veterinariamente, ya que el picor, el dolor o el malestar  provocan ansiedad en el perro.

 

2- Consulta a tu adiestrador para que te ayude a abordar el problema

Tu adiestrador puede ayudarte a enseñar al perro a relajarse en una variedad de entornos ambientales y a sustituir el comportamiento obsesivo-compulsivo por un comportamiento tranquilo y deseado.

La desensibilización y el contracondicionamiento son más efectivos cuando se aplican de forma temprana, por lo que es esencial comenzar estas técnicas tan pronto como nos demos cuenta de los comportamientos compulsivos del perro.

 

 

Lo que NO debes hacer a tu perro con un trastorno compulsivo

  • Tienes que evitar el castigo, ya que puede provocar una mayor ansiedad del perro, y empeorar el comportamiento.
  • Tampoco se debe confinar al animal o practicar la contención física de forma excesiva, para evitar crearle o aumentar su ansiedad.
  • Evite usar  vendajes, collares, aparatos ortopédicos y cajas; todos sirven para enfocar al perro más en el origen de su angustia y lo harán sentir peor. Si estos son necesarios para asegurar la curación, deben usarse durante un tiempo mínimo o el recomendado por el veterinario.

 

Conductas compulsivas en perros: Un problema que requiere un tratamiento a largo plazo

Se consciente de que este problema llevará bastante tiempo solucionarlo, por lo que requiere de tu paciencia.  Es posible que tu veterinario te recomiende visitas periódicas para ver la evolución e ir variando el tratamiento.

Si a tu perro le recetan medicamentos, es posible que tarden semanas en hacer efecto, y por tanto, en que puedas apreciar cambios en el comportamiento del perro.

Recuerda que mantener a tu perro socializado, aumentar sus tiempos de juego, practicar deportes caninos, salir a pasear y ofrecerle nuevos estímulos, puede ayudar a mantener a tu perro sano y mentalmente equilibrado.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡No enviamos Spam! Todos nuestras comunicaciones son acerca de nuevos productos, servicios, cursos, charlas eventos y noticias.