perro celoso

Mi perro no deja que nadie se acerque. ¿Tengo un perro celoso?

mi perro no deja que nadie se me acerque, tengo un perro celoso

¿Mi perro no deja que nadie se acerque. ¿Tengo un perro celoso?

Si tu perro ladra, gruñe e incluso intenta morder a todo el que se acerca a ti, es posible que tengas un perro celoso. Sí, los perros pueden sentir celos. Y además, tienen un instinto de protección de recursos que puede estar detrás del problema.

Sin duda, el vínculo que tenemos con nuestro perro es maravilloso. Pero algunos perros pueden demostrar un apego excesivo hacia sus compañeros humanos. Es este apego desmesurado el que puede generar problemas. Todo comienza por gruñir y ladrar a todo aquel que se acerca a ti, y puede acabar con agresiones y mordiscos, por lo que debes abordar el problema lo antes posible.

 

¿Por qué los perros gruñen cuando alguien se acerca a sus dueños?. El instinto de protección de recursos.

Los perros que gruñen (ladran, atacan…) cuando alguien intenta acercarse a ti, lo hacen porque te ven como «una posesión» y no quieren compartirte con nadie. Este tipo de conducta responde a un instinto natural de protección de recursos. Es frecuente, que los perros que manifiestan un instinto de protección de recursos lo demuestren protegiendo otras cosas. Como pueden ser juguetes, espacios o comida.

Los perros que muestra este tipo de comportamiento de protección de recursos, protegerán a sus dueños de todos en cualquier momento del día y en cualquier situación. Es decir, se trata de un comportamiento generalizado y continuado.

 

¿Qué conductas indican que mi perro es posesivo?

Las situaciones más comunes y gráficas  del día a día que evidencian el problema son:

    • Ladrar e ir corriendo hacia ti cada vez que tu pareja, tu hijo u otra trata de abrazarte
    • Gruñir mientras están sentados en tu regazo cuando alguien se acerca al sofá.
    • No dejar que otras personas se acuesten en tu cama.
    • Cuando le prestas atención a otor perro interponerse en su camino o intentar impedir que se acerque a ti.
    • Cuando lo tienes en las manos muestra los dientes, ladra y gruñe a todo el que se acerca.

 

Como ya hemos dicho, además de estos comportamientos típicos, es posible que un perro con una comportamiento de protección de los recursos, además:

 

    • Orina por toda la casa para marcar el territorio.
    • Protege otras posesiones como la comida, sus juguetes, su colchón y todas sus posesiones.

 

Las «victimas» hacia las que tu perro proyecta su conducta defensiva suelen ser las parejas, los hijos, o  esas otras personas con la que tenemos un vínculo afectivo mayor. Y por lo tanto, un mayor contacto físico  y una relación de proximidad y afectividad mayor. Esas son lasa personas a las que los perros con comportamientos de protección de recursos suelen identificar como amenazas más directas a «sus posesiones».

Sí, los perros pueden sentir celos

Un estudio realizado en 2014 por psicólogos de la Universidad de California en San Diego, titulado «Jealousy in Dogs»(1), descubrió que los perros pueden llegar a sentir celos.  Normalmente, a raíz de su comportamiento de protección de los recursos, pero también un tipo de celos similar al que experimentamos los humanos.

(1) Fuente del artículo: Celos en perros.  Harris CR, Prouvost C (2014) Celos en perros. PLOS ONE 9 (7): e94597. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0094597

Si mi perro gruñe a todo el que se me acerca: ¿Qué puedo hacer para solucionar el problema de tener un perro celoso?

 

1- Deja de reforzar el comportamiento posesivo a tu perro celoso

Cuando se trata de este tipo de protección, las personas a menudo hacen exactamente lo contrario de lo que deberían, lo que refuerza la conducta del perro.

Cuando tu perro le gruñe a una persona por acercase a ti:

    • No lo cojas con tus manos
    • No lo acaricie
    • Evita tratar de «consolarlo»
    • Nunca haga que la persona se vaya o se aleje
    • No te alejes tu con el de esa persona
    • Nunca le restes importancia y te lo tomes como algo gracioso o una muestra de afecto
    • No permitas que otras personas fuercen o promuevan la conducta de tu perro por que les parece graciosa o por que lo toman a modo de juego

 

Todo esto supone un refuerzo positivo de su conducta inapropiada. Le enseña a tu perro que «gruñirle a la gente hace que mi humano me preste más atención y que esa otra persona se vaya o se aleje el problema». Que es  exactamente lo que quiere tu perro. Haciéndolo, sólo lo animarás a continuar con la conducta. (Te aconsejamos leer nuestro artículo de cómo aprenden los perros).

 

2- Busque la ayuda de un adiestrador canino.

Este tipo de problemas suele requerir de la ayuda de un adiestrador canino con experiencia. Muchas veces, requerirá un trabajo en el centro de adiestramiento y otras en el domicilio, ya que es el lugar dónde se encuentran todas sus posesiones.  Además, tu adiestrador te dará las pautas a seguir en casa. Es importante que tu y todos los miembros de la familia se impliquen para que sea efectivo.

 

3- Aprende a manejar la situación

Sigue los consejos y pautas de tu adiestrador. Ten en cuenta que el cambio de conducta no se produce de la noche a la mañana, así que ten paciencia. Mientras tanto, debes aprender a manejar las situaciones. Cuando alguien llegue a casa, en vez de mantener a perro en la misma habitación, retíralo a o otra habitación donde tenga su cama, comida y juguetes. Cuando muestre algún tipo de comportamiento posesiva o protector, llévalo a otra habitación. Eso le hará entender que no se tolera ese tipo de comportamientos. Recompénsalo cuando permita que otra persona se acerque o te abrace y su comportamiento sea adecuado.

¡Para un perro posesivo o celoso la recompensa eres tú!

Es posible que a estas alturas de nuestro artículo, ya te hayas dado cuenta de que has estado premiando a tu perro cada vez que le daba un ataque de celos. Es el momento de tomar medidas. Ponte en contacto con tu adiestrador canino.

Mientras tanto en un primer momento puedes optar por eliminar la recompensa, que en este caso eres tú. Cada vez que tu perro muestre un comportamiento de ese tipo, aléjalo de ti. Llévalo a otra habitación. Y no olvides recompensar los comportamientos adecuados con alguna golosina o mimo.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡No enviamos Spam! Todos nuestras comunicaciones son acerca de nuevos productos, servicios, cursos, charlas eventos y noticias.