los perros no son un regalo

Los perros no son un regalo

Los perros no son un regalo, y es importante tenerlo en cuenta ya que se acercan las fiestas navideñas, y es posible que hayamos pensado en regalar un perro. Pero la verdad es que un perro conlleva una responsabilidad enorme, durante toda la vida del animal. Muchas personas no son capaces de comprometerse con todo los cuidados y el tiempo que requiere una mascota. Si no estamos seguros de que esa persona ya ha tomado una decisión en firme de incorporar una mascota a su vida, es mejor no regalar un perro.

Muchas personas que reciben animales como un obsequio, descubren que no pueden comprometerse de por vida a cuidar a su nuevo animal de compañía, sin importar cuánto les gustaría que la experiencia funcionara. Los animales merecen la mejor vida posible, pero recibirlos como regalo hará que ese resultado sea menos probable.

 

Regalar un peluche a un niño es mejor que regalar un perro

Los refugios de animales están llenos, más allá de su capacidad, con animales sin hogar. Muchos de ellos  fueron una vez mascotas familiares. Generalmente sucede porque un niño perdió el interés y nadie más intervino, ni se tomó el tiempo necesario parga, enseñar a cuidar, empatizar y responsabilizarse del cuidado del perro.

Los perros necesitan ejercicio al aire libre todos los días. Además, se requiere una gran inversión de tiempo para entrenar (y educar) a un cachorro. Los niños no son lo suficientemente maduros para manejar esta responsabilidad. Finalmente, esta responsabilidad recae sobre los padres o tutores, quienes muchas veces, aún queriendo, no tienen el tiempo suficiente para atender a todas las necesidades  que demanda una mascota como el perro.  Por ello, muchas veces acaban cambiando de dueño, generalmente otro familiar o conocido, hasta que finalmente acaban en los refugios.

 

Los perros no son un regalo, mucha gente no quiere un perro como regalo.

Esa persona a la que estas pensando regalar un perro ha dicho alguna vez que quiere una mascota. Esa debería ser nuestra primera reflexión. Es muy importante asegurarnos de que esa persona ha manifestado y valorado la posibilidad de tener una mascota. Y sobre todo, saber que ha tomado la decisión en firme de añadir un perro a su vida y a su entorno familiar.

Pero aún así, hoy otros elementos a tener en cuenta. Uno de los más importantes es conocer  el tipo de perro que mejor encaja: Un perro adulto tranquilo, un perro pequeño, un perro enérgico, un cachorro… Tenemos que valorar que mascota tiene más posibilidades de adaptarse mejor al ritmo y estilo de vida de la familia que lo va a acoger.

Si una familia decide adoptar un animal, todos los miembros de la familia deben ir a la refugio de animales local juntos para elegir el animal, después de haber discutido las obligaciones y compromisos a largo plazo que supone.

Regalar un perro a quien no ha valorado tener una mascota,  podría resultar en un trato negligente hacia el animal, por falta de tiempo, habilidades o perdida de interés. 

 

Los perros no son un regalo:  Una inversión económica y de tiempo

¿Tiene la persona el espacio, el tiempo y el dinero para cuidar de un animal?. El cuidado de un animal de compañía requiere un compromiso de por vida, que podría durar más de 20 años.

Los costes pueden aumentar rápidamente, no solo por la comida, sino también por las visitas al veterinario y la atención de emergencia cuando el perro se traga un calcetín o mastique alguna planta de interior tóxica para el.

Los paseos, salidas, higiene, limpieza de sus objetos, camas y sus zonas requieren tiempo.  Una persona responsable y consecuente, habrá valorado todos estos aspectos de tener un perro como mascota, y aún así mantiene su decisión de tener un perro en casa.

no regales un perro

Solo hay una forma de regalar un perro.

Si conoce a alguien que realmente quiere un animal de compañía y está listo para asumir la responsabilidad te sugerimos lo siguiente. ¿Qué tal si le da un tarjeta de regalo por la tarifa de adopción en el refugio de animales local?

Envuelva junto a un comedero para perros y algunos juguetes para regalar junto con la tarjeta de regalo y ponlos debajo del árbol. O puede comprar una cama para perros o un trasportín y envolverlo con un animal de peluche y la tarjeta de regalo. De esta forma, estas ayudándole con el gasto económico derivado de tener un perro.

Después de las vacaciones, todos pueden ir juntos al refugio y elegir un animal de compañía que sea adecuado para el destinatario. Siempre es aconsejable acudir a un profesional y solicitar asesoramiento antes de añadir un nuevo miembro a la familia.

 

 

mi perro se rasca mucho - salud del perro

Ernest Casas, veterinario con gran experiencia, responde en esta libro a las preguntas sanitarias a las que se enfrenta cualquier dueño de perro. Estas són el cuidado de la piel, de las orejas, ojos, boca y dientes, la alimentación sana y equilibrada del perro, la elección del cachorro adecuado, la educación y el ejercicio, las normas internacionales de cría de perros, el periodo de embarazo y el parto, el perro mayor, normas de prevención, vacunaciones…