perro dominante

¿Qué es la dominación en perros? La jerarquía social de los perros y la agresividad por dominancia

 perro dominante

¿Qué significa «dominación» cuando hablamos de la conducta de un perro? ¿Qué significa que un perro es dominante?

Para entender por qué un perro está actuando como «dominante», es importante saber algunas cosas sobre los sistemas sociales caninos. Los animales que viven en grupos sociales, incluyendo perros domésticos y lobos, establecen una estructura social llamada jerarquía de dominación dentro de su grupo. Esta jerarquía sirve para mantener el orden, reducir los conflictos y promover la cooperación entre los miembros del grupo.

La posición dentro de esa jerarquía de dominación dentro del grupo,  se le asigna a cada miembro del grupo, en función de los resultados de las interacciones entre los miembros de la manada.

Los animales más dominantes pueden ejercer su autoridad para hacer valer su derecho de acceso prioritario a recursos valiosos. Como pueden ser el alimento, las madrigueras y la elección de pareja reproductora. Para los perros domésticos, esos recursos valiosos pueden ser la comida, los juguetes,  prioridad en ocupar ciertos lugares para dormir o descansar, así como la atención de su dueño.

 

¿Qué es la agresividad por dominancia o agresividad por dominación?

Para establecer esa jerarquía, muchas veces aparecen conductas agresivas vinculadas a establecer el roll dentro de la manada, escalar socialmente dentro de ella, defender un recurso o conservar su estatus actual. A estas conductas se les denomina agresividad por dominancia o agresividad por dominiación.

Algunos perros pueden mostrar comportamientos dominantes incluso en su etapa de cachorro y otros perros pueden no mostrar signos de dominio hasta que alcanzan la madurez. La agresividad por dominación puede ser un rasgo particularmente difícil de extinguir y requiere mucho tiempo y consistencia. Así que lo mejor es consultar con un adiestrador profesional para que te ayude a abordar el problema.

 

¿Esta relacionada la dominancia con la agresividad en los perros?

Es muy importante diferenciar  la dominancia  que puede mostrar un perro con la  agresividad o las actitudes reactivas.  Y es que no son lo mismo, aunque se suelen asociar, y ante los ojos inexpertos, parece no haber diferencia.

Observando la conducta de otros cánidos que viven en estado salvaje, se ha demostrado que la agresividad no está relacionada con el estatus social, o jerarquía dentro de la manada.  También se ha demostrado  que un individuo, cualquiera que sea su rango social, puede defender de manera agresiva la posesión de un recurso valioso.

Asimismo, se ha podido observar que los miembros de la manada que ocupan los rangos más altos en una jerarquía no suelen ser los más agresivos.

Curiosamente, se trata de los animales que más comportamientos de sumisión o apaciguamiento reciben por parte del resto de los miembros de la manada.

la dominación entre perros salvajes

Los licaones son  cánidos salvajes que  podemos encontrar en en las llanuras Africanas. Su sociedad está fuertemente jerarquizada.

Los humanos deben estar en las posiciones más altas de la jerarquía

Para los perros domésticos, todos los miembros de su hogar (humanos, otros animales y personas) forman parte de su manada. Para que tu casa sea un lugar seguro y feliz para las mascotas y las personas, es mejor que los humanos asuman las posiciones más altas  en la jerarquía.  De esta forma, podrás ejercer tu función de control y supervisión.

 

La mayoría de los perros asumen un papel neutral o sumiso hacia las personas, pero algunos perros desafiarán a sus dueños por el dominio.

 

Un perro dominante puede mirar ladrar, gruñir, o incluso morder, cuando le das una orden o le pides que te dé un juguete, o le reclamas su lugar de descanso.  A veces incluso el hecho de  abrazar o acicalar y ofrecer cuidados, pueden interpretarse como gestos de dominio por el perro.. Por lo tanto, es posible que provoquen un gruñido, ya que estas acciones se asemejan a los comportamientos de los perros dominantes.

Sin embargo, todo esto no hace que un perro dominante no pueda llegar a ser muy cariñoso, e incluso puede solicitarte caricias y atención.

 

¿Cómo puedo saber si tengo un problema de dominación con mi perro?

Es posible que tenga un problema de dominancia con tu perro si observas alguna conductas concretas. Las conductas propias de un perro dominante son:

  • Se resiste a obedecer órdenes que conoce bien
  • No se apartan de tu camino cuando es necesario o se lo pides
  • Cuando te lleva el brazo a la boca o insiste en que le acaricies o que juegues con él. En otras palabras, ordenándote que le obedezcas
  • Defiende su plato de comida, juguetes u otros objetos de ti o de otros miembros de la familia (perros, otros animales, personas…)
  • Te gruñe o aprieta los dientes bajo cualquier circunstancia
  • No permitirá que nadie (tú, su peluquero o su veterinario…) le  de su medicación o lo manipule
  • Se sube a los muebles sin permiso y no se baja cuando le das la orden (sofá, cama…)
  • Te mira fijamente de forma desafiante.

 

En algún momento tu perro puede desarrollar puntualmente alguna de estas conductas, y no tiene por que significar que  se trata de un perro dominante. Debemos tenerlo en cuenta,  si se dan muchas de estas conductas, y además no desaparecen con el tiempo. Además de todo los indicadores anteriores, fíjate bien en su lenguaje corporal. Los perros dominante lo demuestran también con su lenguaje corporal. Debes estar atento a todas estas señales para identificar si tu perro es dominante o no.

¿Qué debo hacer si creo que mi perro es un perro dominante?

Si reconoce alguno de los signos anteriores de agresividad por dominancia en tu perro, debes consultar inmediatamente a un especialista en comportamiento animal.

En ningún caso hay que utilizar el castigo físico. Con un perro que ha mostrado signos de agresividad por dominación, siempre debes tomar precauciones para garantizar la seguridad de su familia y de otras personas que puedan convivir con él en algún momento (Vistas, amistades, el repartidor…). Ten en cuenta que es un problema que hay que abordar sí o sí, y que  no desaparece por si solo con el tiempo. Como dueño, vas a tener que tomar cartas en el asunto.

Si tienes un perro dominante  deberías poner en práctica alguna deestas medidas:

 

  •  Evita situaciones que provoquen un comportamiento agresivo. Situaciones que puedan ser desafiantes para tu perro.
  • En los momentos en que el perro esté actuando de manera agresiva, retrocede y usa un lenguaje conciliador para calmarlo.
  • Supervisa, confina y/o restringe las actividades de tu perro según sea necesario, especialmente cuando hay niños u otras mascotas presentes.
  • Cuando estés al aire libre con su perro, considera ¡ el uso de un bozal.
  • Cuando esté dentro de casa con tu perro, controla el acceso a toda la casa usando puertas para bebés y/o colocando al perro en una jaula, habitación específica, o mantenerlo en el jardín,  cuando sea necesario. También puedes usar un bozal de rejilla y una correa, pero solo cuando puedas supervisa a tu perro.

 

perro dominante gruñendo

Como ya hemos dicho, es poco probable que los problemas de agresividad por dominación desaparezcan si no tomas medidas al respecto para solucionarlos. Abordar los problemas de agresión por dominancia requieren siempre la supervisión por  parte de un especialista en adiestramiento canino.

⚠️ Tenga especial cuidado con los perros dominantes si tienes un bebé o un niño en casa

Desde el punto de vista del perro, los niños también tienen un lugar en la jerarquía social. Debido a que los niños son más pequeños y se ponen a la misma altura del perro  cuando juegan en el suelo, los perros a menudo los consideran compañeros de juego, en lugar de superiores en la jerarquía. Los niños pequeños y los perros no deben quedarse solos juntos sin la supervisión de un adulto. Los niños deben aprender a jugar e interactuar de manera adecuada y segura con perros. Y por supuesto, bajo ningún concepto, ningún niño o bebé debe quedarse solo con un perro que ha mostrado señales de agresividad por dominación.

 

Ningún niño o bebé debe quedarse solo con un perro sin supervisión de un adulto, y sobre todo, si el perro ya ha mostrado señales de agresividad en general, reactividad o agresividad por dominación.

 

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡No enviamos Spam! Todos nuestras comunicaciones son acerca de nuevos productos, servicios, cursos, charlas eventos y noticias.